Cargos y personajes

Estatuas de funcionarios, sacerdotes o nobles contribuyen a completar la visión de una parte de la compleja y variada sociedad faraónica.

Egipto representaba uno de los modelos de Estado más antiguos de la humanidad. Centralizado en la figura del faraón, su funcionamiento estuvo basado en una estricta división de funciones básicas (administrativa, religiosa y militar) y la existencia de un gran número de cargos altamente jerarquizados.
El visir, o primer ministro, debía velar por el cumplimiento de la voluntad del rey en todo el territorio egipcio. Los supervisores del rey, los nomarcas (o gobernadores provinciales) y los altos cargos sacerdotales y militares, también fueron cargos de gran poder e influencia.
Auténticos ejércitos de funcionarios o escribas constituyeron el grueso principal del aparato burocrático estatal. Artesanos, campesinos y soldados, bajo la organización y las órdenes directas de sus administradores, se encargaron de fabricar, mantener y proteger la esencia de su civilización.

Cartonaje perteneciente a la Dama de la Casa Dyed-Montu-iues-anj (Montu ha dicho: ¡que ella viva!), esposa de Pamiu (el gato). Tercer Período Intermedio, Dinastía XXII (945-715 a.C.).

Desde el Imperio Medio, el título de Dama de la Casa fue uno de los más comunes para referirse a las mujeres de la élite. En las casas nobles, la Dama de la Casa era la responsable de la mayor parte de las actividades domésticas, como la fabricación de pan y cerveza, la cocina, el tejido, el almacenamiento de grano, el cuidado de los animales y la producción artesanal. En el cartonaje aparecen representadas numerosas divinidades protectoras, así como los textos jeroglíficos que enuncian una característica fórmula de petición de ofrendas y proporcionan el nombre de la señora y el de su esposo.

Estatua de un personaje noble. Imperio Antiguo, Dinastía VI (2323-2150 a.C.).

Estas obras, de gran calidad técnica, se incorporaban a las tumbas como representaciones materiales de su propietario. Podían estar aisladas o formando parte de escenas de la vida cotidiana, en las que normalmente aparecen como supervisores de trabajos de diversa índole.

Estatua del Vigilante de la Sala e Inspector de los Jardines de Amón, llamado Amenhotep. Arenisca. Dinastía XVIII (1550-1307 a.C.).

El personaje, arrodillado, sostiene una estela con un himno dirigido a Re-Haractes. Tras él, otra estela contiene un himno dirigido a Osiris y a Amón. Este tipo de estatuas se encontraban en el interior de un nicho horadado sobre la puerta de las tumbas privadas tebanas.

Estatua-cubo de Huy. Piedra caliza. Dinastía XIX (1307-1196 a.C.).

Bella y completa representación de Huy, del cual desconocemos sus títulos, si es que los tuvo. Se trata de una pieza muy emotiva, ya que los textos jeroglíficos con la expresiva frase '...de su hijo, que hace vivir su nombre,...', que fue dedicada por un hijo (el Escriba Huy) a su difunto padre. Asimismo, sobre la pieza aparece el nombre de otro hijo, el Escriba Iny.

Este sitio web utiliza cookies. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información .